Cómo aclimatar nuevos peces a su acuario

¿Acabas de conseguir un nuevo pez y no puedes esperar a llevártelo a casa y verlo en tu acuario? Antes de hacer algo, necesitas saber cómo aclimatar a tu pez y tomar las medidas adecuadas.

Aclimatar a un pez es un poco más complicado que simplemente tirarlo al tanque; los peces se estresan fácilmente por los cambios ambientales repentinos; muchos entrarán en shock e incluso morirán si no se introducen en el acuario de forma adecuada.

Por ello, un proceso de aclimatación adecuado debe ser gradual y preparado con antelación. Aquí está cómo hacerlo.

Paso 1 – Preparar un escondite

Una vez que estés listo para introducir a tus peces en su nuevo hogar, prepara un escondite para ellos dentro del tanque. Este puede ser una roca, un trozo de madera a la deriva o un simple adorno de acuario. Un escondite ayudará a reducir el estrés y le dará a tus nuevos peces un «lugar seguro» en un nuevo y aterrador entorno, y les permitirá acostumbrarse al acuario poco a poco. Si ya tienes peces, un escondite también puede evitar que intimiden a sus nuevos compañeros.

Paso 2 – Coloca la bolsa que contiene tu nuevo pez en el acuario

Cuando se compran peces en las tiendas de acuarios, generalmente se almacenan en pequeñas bolsas de plástico. Nunca debes vaciar la bolsa en tu tanque – el cambio repentino de los parámetros del agua puede causar mucho estrés a tus peces – y también podrías estar introduciendo enfermedades y bacterias de la tienda de mascotas en tu acuario.

Enjuague la bolsa con agua del grifo y coloque suavemente la bolsa en el acuario sin abrirla. Como siempre hay aire en la bolsa, flotará. La temperatura dentro de la bolsa comenzará a coincidir con la temperatura del agua del acuario. De esta manera, los peces se acostumbrarán gradualmente a la temperatura del agua del acuario. Espera 30 minutos.

Paso 3 – Apagar las luces

Apaga las luces del acuario antes de poner la bolsa en el agua. La luz intensa puede estresar a los peces. Tengan en cuenta que no pueden escapar de esta luz mientras estén en la bolsa.

Paso 4 – Hacer un pequeño corte en la parte superior de la bolsa

Mientras la bolsa aún está cerrada, haz una pequeña incisión debajo de la parte superior de la bolsa. No debes cortar una parte sumergida de la bolsa, sólo la sección que está flotando sobre el agua. Dobla los bordes superiores de la bolsa hacia adentro para crear una bolsa de aire. La creación de esta bolsa de aire es necesaria para evitar que la bolsa se hunda.

Paso 5 – Vierte lentamente el agua del acuario en la bolsa

Los peces ya deberían haberse acostumbrado a la nueva temperatura del agua, pero cosas como la dureza del agua también pueden estresarlos. Añade agua de acuario a través de la incisión que acabas de hacer en la bolsa cada 5 minutos. Una regla general es usar media taza de agua de acuario. Después de verter la primera mitad, deja que la bolsa flote durante 5 minutos. Luego vierta otra mitad en la bolsa nuevamente. El objetivo es seguir añadiendo el agua del acuario cada 5 minutos hasta que hayas reemplazado completamente el agua y la bolsa esté llena y casi sumergida.

Paso 6 – Sacar el pez

Ahora que el pez se ha ajustado a los parámetros del agua del acuario, es hora de dejarlo entrar en el agua. Debes tener cuidado de no dejar que el agua de la bolsa entre en el tanque, recomendamos usar una red. Suavemente usa la red para sacar a los peces de la bolsa y meterlos en el acuario. Una vez que esté en el tanque, tire la bolsa y drene el agua.

También puede interesarte:

¡Compartenos!

¡Puntúa esta Publicación!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario